ALERGIA A MEDICAMENTOS

Los constantes ataques a la capa de ozono, los cambios climáticos, la aparición de nuevos alergenos, la suciedad del ambiente, son algunos de los desencadenantes de esta afección a la que la medicina destina cada vez más inversión e investigación. Sin embargo, aún queda mucho por hacer. La alergia a los medicamentos es una de sus ramas, que desgraciadamente, está dando últimamente mucho que hablar. CLINICAS ALDER pusimos en marcha una unidad de alergia hospitalaria en la CLINICA SANTA ELENA, que realiza la mayoría de estudios de alergia a fármacos privados en Madrid sin listas de espera.

P: ¿Qué es la alergia a medicamentos?

R: Estamos ante un problema selectivo que afecta cada vez a un mayor número de población. No se puede hablar de alergia a los medicamentos en general, sino a un fármaco determinado. Es sin duda uno de los asuntos de consulta más frecuente en los hospitales públicos de la Comunidad de Madrid. La alergia a un medicamento se da cuando éste provoca una reacción de mecanismo inmunológico a la persona que se manifiesta desde una erupción cutánea hasta una crisis de asma o una anafilaxia. Por ello, deben de hacerse un estudio de la mano de un alergólogo que especifique las sustancias que le han provocado esa reacción, que, en ocasiones, pueden llegar a ser de riesgo vital.

P: ¿Qué pasos hay que seguir para hacer unas pruebas alérgicas?

R: El primer paso es elaborar una historia clínica detallada, donde se planifique el estudio posterior y se dé un primer consejo terapéutico. Exclusivamente en reacciones recientes con penicilinas se recomienda hacer una analítica (determinación de IgE específica) que valore la posible sensibilización a estas sustancias. En reacciones con algunos antibióticos, pirazolonas y anestésicos hay que realizar test cutáneos (prick e intradermorreacción) con los medicamentos sospechosos. La negatividad del análisis o del test cutáneo cuando están indicados no descarta la existencia de alergia.

P: ¿Y si se tiene una reacción alérgica al día siguiente de haber tomado un medicamento?

R: Cuando la reacción ha sido tardía, pueden ser útiles los test epicutáneos o parches. Tanto en reacciones retardadas como inmediatas si los estudios previos son negativos o no concluyentes (o bien no esté indicada su realización), se hará lo que se llama un «test de provocación» controlado en un hospital, previo consentimiento del paciente. Su indicación viene determinada por la importancia o necesidad del fármaco sospechoso y su grupo y por el riesgo aparente según el historial clínico. En la práctica diaria, la inmensa mayoría de los estudios precisan la realización de pruebas de provocación para poder dar al paciente una orientación definitiva. Con posterioridad, si no hay nuevas incidencias clínicas que lo justifiquen, no hay que repetir el estudio.

P: Si un medicamento nos ha dado alergia, ¿significa eso que seremos alérgicos para siempre a todos los medicamentos?

Si a una persona se le ha prohibido un determinado medicamento, por una posible «reacción alérgica» y ha dado positivo en unos test cutáneos, pero después ha tolerado este medicamento sin problemas, puede seguir tomándolo sin necesidad de repetir ningún estudio. Lo más probable es que sus primeras pruebas no se hicieran con el rigor necesario con el que se realizan en la actualidad y lo que se calificó de reacción alérgica no lo fuera o la alergia fuera debida a otro componente del fármaco sospechoso. Cuando se establece un diagnóstico correcto y real de alergia a un medicamento, éste se mantiene para siempre, aunque puede que este concepto evolucione en el futuro.

P: ¿Cómo sabemos que unas pruebas tienen el rigor necesario y son fiables?

Un estudio de alergia a medicamentos fiable debe ser realizado siempre por un alergólogo. Como ya se ha comentado debe incluir una historia clínica muy detallada. Después se continúa con unas posibles pruebas cutáneas y el test de provocación, que obligatoriamente debe realizarse en hospital. En la comunidad de Madrid estos estudios suelen realizarse el servicios de alergia de los hospitales públicos. El problema que tienen son las listas de espera para realizar el estudio completo, que en algún caso alcanza los dos años. Por ello en

P: ¿Se puede ser alérgico a un medicamento que nunca nos haya dado alergia?

R: Sí. Toda persona puede sensibilizarse frente a un alergeno previamente tolerado en cualquier momento de su vida. Además, una de las condiciones necesarias para poder sensibilizarse a un alergeno es haber tenido contacto previo con el mismo. Hay que advertir, sin embargo, que en algunos casos excepcionales este primer contacto pasa desapercibido (medicamentos empleados en la alimentación del ganado, espesantes y otros aditivos alimentarios, aceites vegetales, productos de látex, etc.).

P: Si se tiene alergia a un antibiótico, ¿es posible desarrollarla en otros?

R: Un paciente alérgico a un antibiótico puede también serlo a otros antibióticos del mismo grupo, puesto que podría existir reactividad cruzada entre ellos. Esto no ocurre siempre así, por lo que se deberá realizar un estudio alergológico adecuado. Para grupos diferentes al del antibiótico implicado, el paciente tendrá las mismas posibilidades que otra persona de desarrollar una nueva alergia.NO SE HEREDA

P: ¿Es hereditaria esta alergia?

R: La alergia a medicamentos no se hereda de padres a hijos. No obstante en otros problemas alérgicos (en particular alergia a alergenos ambientales y alimentarios) el hecho de que los padres sean alérgicos hace aumentar las posibilidades de que los hijos puedan desarrollar esta enfermedad. La herencia genética, en estos casos, actúa como factor de predisposición que implica una mayor susceptibilidad a padecer procesos alérgicos. Sólo en algunos casos de angioedema, en los que existen unos defectos marcados genéticamente, se hablará de una enfermedad estrictamente hereditaria.

P: La urticaria, ¿es una reacción alérgica?

R: No habitualmente. La urticaria aguda se produce cuando de forma súbita, salen los conocidos habones, y lo hacen en brotes repetidos que ceden con un tratamiento antihistamínico y a veces también de corticoide en poco tiempo. Es habitual confundirla con una reacción alérgica, cuando está comprobado que sólo un reducido porcentaje de las urticarias está causado por alergia. Aunque la urticaria es una de las posibles manifestaciones de una reacción alérgica, en este supuesto suele ser el propio paciente el que orienta en la historia clínica a un posible desencadenante alérgico (picadura, alimento, medicamento, etc.) que habrá que valorar.

P:¿ Por qué cada vez hay más enfermedades alérgicas?

R: Porque se han desarrollado métodos diagnósticos que las detectan más fácilmente, y por supuesto, han aparecido nuevos alergenos muy sensibilizantes asociados a nuevos hábitos de vida en el medio urbano. Por otro lado, se está produciendo una cierta orientación de nuestro sistema inmunológico a reaccionar ante agentes aparentemente inocuos, favorecido por el desarrollo de la vacunación infantil y el descenso de enfermedades infecciosas

P: ¿Qué avances científicos cabe esperar en los próximos años en el campo de la alergia?

R: La alergología es una especialidad moderna que se encuentra en plena expansión. Cada año aumentan los conocimientos sobre los procesos alérgicos y probablemente esto seguirá ocurriendo igualmente en los próximos años. Especial interés tendrán los avances terapéuticos, tanto en tratamientos sintomáticos como en nuevas estrategias en la inmunoterapia para enfermedades alérgicas respiratorias o reacciones por himenópteros. En este campo existen expectativas razonables, a medio plazo, de nuevas «vacunas» más eficaces y seguras, que probablemente permitirán una curación definitiva de las enfermedades alérgicas.