México.- Una investigación de la Universidad de Lund, Suecia encontró que las mujeres que beben café en exceso presentan una reducción de senos.

Este efecto negativo del café en los senos se debe a que la bebida estimulante altera un gen que puede achicar los senos en un 17 por ciento.

Pero no todas son malas noticias, ya que también encontraron efectos positivos tres sustancias encontradas en el café para evitar el cáncer de seno; la cafeína, la hidroxil hidroquinona y el kahweol.

Al mismo tiempo, la cafeína ayuda a regular la cantidad de estrógenos, que en caso de encontrarse en cantidades elevadas se convierte en factor de riesgo para cáncer de seno.

El café ha sido objeto de diversos estudios sobre el impacto que tiene en la salud. Investigadores de la Universidad del Sur de Australia encontraron que beber más de seis tazas de café al día podría ser peligroso para la salud.

Dos o tres tazas de café pueden aportar beneficios para la vista, de acuerdo a investigadores de la Universidad Iusa de Coimbra ya que la cafeína ayuda a bajar la inflamación de la retina en caso de isquemia. De esta manera, el consumo de dos o tres cafés al día resulta una práctica saludable para proteger las células de la retina.

Sin embargo, cuando esta sustancia se toma con moderación y endulzado con sustituto de azúcar o amargo, suele tener beneficios y aporta elementos que ayudan a prolongar la vida.

Una taza de café negro aporta solamente dos calorías y sus efectos benéficos son muchos. Espabila, acelera la tasa metabólica, y disminuye el riesgo de algunas enfermedades.

También ayuda en la pérdida de peso, mejorar la concentración mental y a realizar mejor la rutina de ejercicios.

Beber café se asocia con una disminución de riesgo de padecer diabetes tipo 2 y de la enfermedad de Alzheimer. El café es une fuente excelente de antioxidantes porque pueden impedir que las células se dañen.

Sin embargo, los beneficios del café se cancelan al momento de pedir elaboradas bebidas que adicionan ingredientes como los cafés Frappuccinos, los cafés helados con leches y endulzantes excesivos.

Sin embargo se debe tomar en cuenta que la cafeína es adictiva, reducir el consumo de manera rápida y drástica pues causar síntomas de abstinencia, como dolores de cabeza, mareos e irritabilidad. Tampoco es recomendable para los niños y esta recomendación incluye todas las bebidas con cafeína y endulzantes excesivos.

La mejor manera de saber sí es demasiado café es pensar y poner atención en cómo se siente después de haber bebido una taza de café, si se presentan síntomas como arritminas, es mejor parar de consumirlo.