Los datos de dos estudios realizados de manera independiente revelaron que el insomnio se encuentra en nuestra base genética, para llegar a esta conclusión se analizaron los datos de casi 1.8 millones de personas, además se encontró que el insomnio también se relaciona con otras enfermedades como trastornos mentales, cardíacos o diabetes.

Se estima que entre el 10 y 20 por ciento de la población mundial padece problemas del sueño. Los estudios que demuestran la base genética del insomio fueron publicados por la revista Nature Genetics.

En el primer estudio se comparó el genoma de un millón 331 mil 10 personas, de las que casi un tercio padecían insomnio y se encontraron 500 genes que muestran alguna variación que puede derivar en un problema para conciliar el sueño.

Encontraron que parte de estos genes tenían un papel importante en la funcionalidad de los axones, que son las largas protuberancias de las células cerebrales que les permiten comunicarse entre sí.

Otra parte significativa de los genes de riesgo de insomnio estaba activa en tipos celulares específicos de partes de la corteza frontal y los núcleos subcorticales del cerebro.

Estas áreas del cerebro también han sido recientemente marcadas como sospechosas en estudios de imágenes cerebrales de personas que sufren de insomnio. Los hallazgos por lo tanto parecen consistentes.

Nuestros primeros resultados en esa dirección ya son espectaculares ”, dice Van Someren. “Este estudio es un inmenso paso adelante en la comprensión de los antecedentes genéticos del insomnio. Los hallazgos subrayan que el insomnio es una condición grave.

«Nuestro estudio muestra que el insomnio, como tantos otros trastornos neuropsiquiátricos, está influenciado por cientos de genes, cada uno de los cuales tiene un efecto pequeño», indica Danielle Posthuma, profesora y genetista de la Universidad Libre de Ámsterdam y coautora del estudio.