El resveratrol puede jugar un papel crucial para revertir y prevenir los efectos dañinos de la enfermedad macular relacionada con la edad y la retinopatía diabética, de acuerdo con una investigación de la Washington University School of Medicine publicada en el Diario Americano de Patología.

Este antioxidante, que se encuentra en la piel de las uvas con las que se elabora el vino tinto, además de emplearse para prevenir envejecimiento prematuro y enfermedades cardiovascularesdiabetes y cáncer, mostró importantes beneficios vasculares en pruebas realizadas en ratones con problemas oculares.

Los experimentos en las retinas de ratones demostraron que el resveratrol puede inhibir la angiogénesis, patología que se deriva de la formación anormal de vasos sanguíneos nuevos.

Dicha patología es causante de enfermedades como la retinopatía diabética, que afecta a ambos ojos y causa ceguera principalmente en adultos mayores; así como de la enfermedad macular relacionada con la edad, que también provoca pérdida de la visión.

Este estudio se plantea como una esperanza para aquellos que sufren de estos padecimientos, además de otras enfermedades donde la angiogénesis desempeña un papel destructivo, como el cáncer.

Por lo cual, el consumo diario de vino tinto sigue siendo una importante opción dentro de la dieta normal; sin embargo, para lograr la repercusión positiva en la salud ocular que este estudio indica, serán necesarias altas dosis (por determinarse) que podrían suministrarse a través de complementos como pastillas, cápsulas y polvos.