El microondas es el artefacto que más ha facilitado la vida mordena. Con el podemos calentar los alimentos de manera rápida y sin complicaciones. Sin embargo, esta acción ha generado debate sobre si utilizar de manera recurrente el microondas para calentar o preparar alimentos líquidos o agua es malo para la salud.

El daño podría generarse debido al supercalentamiento de los alimentos y el agua. El fenómeno se produce al calentarse agua tan rápido y de forma homogénea, lo cual hace que se emita una radiación electromagnética dentro del vaso.

Respecto al agua, Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos ha descartado algún daño a la salud por radiación, pero sí ha alertado que la mayoría de los incidentes se debe a quemaduras corporales.

Para evitar las quemaduras esto debes hacer: 

– Los recipientes: Siempre debemos utilizar un recipiente apto para el microondas.

– Introduce un palo de madera: Nunca utilicemos cubiertos de metal, porque al colocarlo el agua no se caliente a igual velocidad y se puede generar un supercalentamiento.

– El reposo: Luego de sacar el vaso de agua del microondas coloquémoslo en una mesa y procuremos que este lejos de los ojos.

Al utilizar un microondas para cocinar o recalentar alimentos debes tener en cuenta que puede existir un calentamiento irregular de los alimentos que puede dejar “zonas sin cocinar” y donde bacterias peligrosas para la salud podrían sobrevivir y causar enfermedades que se trasmiten por alimentos.

Además, cuando se usan recipientes de plástico que no se deben meter en el horno de microondas se corre el riesgo de que aditivos peligrosos y otros componentes químicos se pasen del plástico a los alimentos.

¿Qué recipientes usar?

Utilice sólo recipientes indicados para su uso en el horno de microondas. No debería haber ningún problema en usar las envolturas de plástico para horno de microondas, el papel encerado, las bolsas para cocinar, el papel de pergamino y las toallitas de papel blancas.

No se deberían meter en el horno de microondas los recipientes de plástico que se usan para guardar alimentos o los recipientes desechables, porque se podrían deformar o derretir y trasmitirían sustancias químicas peligrosas a los alimentos.

No use recipientes de metal o envolturas de aluminio porque las microondas se refl ejan sobre el metal, lo que causan una preparación desigual de los alimentos y pueden dañar el horno.

Consejos para la preparación o el calentamiento de alimentos en el horno de microondas

• Siga las instrucciones del fabricante sobre uso y precauciones de seguridad.
• No use el horno si la puerta no cierra bien, está doblada,  deformada o dañada.
• No permita que nadie se coloque directamente enfrente de un horno de microondas cuando esté en funcionamiento.
• Utilice sólo recipientes indicados para su uso en el horno de microondas. No vuelva a usar las bandejas y los recipientes de los platos preparados para horno de microondas, ya que es posible que estén diseñados para un sólo calentamiento.
• Si usa una envoltura de plástico, no la ponga en contacto directo con los alimentos.
• No caliente botellas y alimentos infantiles en el horno de microondas. En su lugar, use agua templada del grifo.
• No permita que niños en edad preescolar utilicen el horno de microondas. Supervise de cerca a los niños en edad escolar que usen el horno de microondas.

Alimentos que jamás debes meter al microondas.

Huevo. El agua que contiene se evapora, además en cualquier momento puede explotar y dejar un desorden que te quitará más  en limpiar de lo que te hubiera tomado en cocinarlo en la estufa.

Naranja. Quizá tienes gripe y quieres evitar consumir líquidos fríos; mas no es la mejor opción hacerlo con el jugo de naranja ya que las ondas electromagnéticas eliminarán el contenido proteínico y la Vitamina C, necesaria para recuperarse rápidamente de esta enfermedad.

Pollo. Si está perfectamente cocido no deberías tener problema; sin embargo, si quedó crudo en su más mínima parte puede transmitirte la bacteria de la salmonela, la cual causa diarrea, dolor de estómago, de cabeza, fiebre, entre otros síntomas.

La soya, -la cual es básicamente sal líquida- se descompone durante el proceso de recalentado en el microondas, como consecuencia al consumir esto: inflamación.

Naranja. Similar al caso de la naranja, en cuanto entran en contacto las ondas electromagnéticas con las proteínas, éstas desaparecen dejando únicamente azúcares y grasas.

Quizá tienes gripe y quieres evitar consumir líquidos fríos; mas no es la mejor opción hacerlo con el jugo de naranja ya que las ondas electromagnéticas eliminarán el contenido proteínico y la Vitamina C, necesaria para recuperarse rápidamente de esta enfermedad.

Las ondas del microondas hacen que los granos de arroz pierdan sus  nutrientes, además no suelen calentar adecuadamente, esto  hace que las bacterias sobrevivientes al proceso de la cocción se multipliqué, una vez consumidas pueden causar intoxicación, vómitos y diarrea.

Asimismo, estudios de la organización británica Cancer Research UK, han señalado que calentar alimentos en el microondas en recipientes de plástico puede causar cáncer debido a que los químicos de estos contenedores se mezclan con la comida.