No hay nada más refrescante que tomar un vaso con jugo de naranja o toronja por las mañanas; sin embargo, su consumo en exceso no sólo genera aumento de peso, sino que aumenta el riesgo de padecer cáncer de piel.

De acuerdo con un estudio publicado en el Journal of Clinical Oncology, las personas que consumen jugos de estos cítricos tienen mayor riesgo de padecer melanoma maligno cutáneo.

¡Modera su consumo!

El doctor Abrar Qureshi de la Escuela de Medicina Warren Alpert de la Brown University y Hospital de Rhode Island, asegura que las personas que ingieren toronjas o naranjas entre dos y cuatro veces por semana, tienen  un 10% mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel.

La toronja es la fruta cítrica que tiene mayor relación con el cáncer de piel.

¿POR QUÉ TE HACEN MÁS VULNERABLE AL CÁNCER?

Los especialistas detallan que tanto la naranja como la toronja contienen furocumarinas, compuestos fotoactivos que te hacen más sensible al sol.

 “La exposición a los rayos ultravioleta es más dañina para las células de tu piel”.

No obstante, los especialistas no piden que se deje de consumir naranja o toronja, simplemente se debe moderar la ingesta y proteger a la piel del sol con bloqueadores, sombreros y ropa protectora.