Cuando el dolor por artritis se hace presente, solo queremos que pase rápido para poder continuar con las actividades.

A pesar de los tratamientos y pomadas que recetan los médicos, los remedios caseros siempre pueden ayudar a sentirnos mejor.

El jengibre contiene potentes compuestos anti-inflamatorios llamados gingeroles, los cuales pueden reducir el dolor y la inflamación.

Estudios de la  Universidad de Arizona mostraron que dichos compuestos redujeron eficazmente la producción de químicos que contribuyen a la inflamación.

Cómo tomarlo

1 cucharada de jengibre fresco rallado

1 vaso de agua

2 cucharaditas de miel

Canela

Lava y desinfecta bien tu jengibre. Después mezcla el agua con la miel, el jengibre y la canela.

Puedes tomar una taza en la mañana y otra por la tarde, notarás que el dolor en tus articulaciones disminuye. Puedes hacer diario y después cada tercer día.

Contra indicaciones

El jengibre no es seguro para todos. Puede interferir con la coagulación de la sangre y con medicamentos anticoagulantes.

Además, tomar más de 4 gr. de jengibre al día puede causar irritación o ardor en el estómago; por eso, siempre es mejor consultar con el médico antes de tomar cualquier suplemento.