El bicarbonato de sodio y el limón, son dos ingredientes de uso común en los remedios caseros, gracias a sus propiedades individuales. Sin embargo, cuando los juntas tienen un increíble impacto en tu salud. Descubre los beneficios de esta sencilla mezcla.

El limón es principalmente reconocido por su aporte de vitamina C, ideal para reforzar tus defensas y combatir enfermedades como la gripe, pero también ha tomado popularidad por su capacidad de activar tus intestinos cuando lo mezclas con agua tibia en ayunas, además de considerar su aroma un energizante natural.

Por otro lado, el bicarbonato es un reconocido antiácido, capaz de reducir la acidez estomacal, pero también la de la sangre u orina. Asimismo, es apreciado por ser un poderoso desodorante, blanqueador de piel, exfoliante, antiarrugas e incluso aliado para la urticaria y problemas bucales.

Pero ¿qué pasa cuando unes ambos ingredientes?

Alcaliniza tu cuerpo
El pH ideal de la sangre es de 7.4, sin embargo, la contaminación, malos hábitos o estrés, aumentan la acidez del cuerpo y alteran el pH. El problema cuando esto pasa es que la sangre roba nutrientes necesarios para tus órganos para compensar el equilibrio, lo cual deriva en cansancio, dolor de cabeza, problemas digestivos… Incluso a largo plazo se relaciona con el cáncer.

Al unir estos ingredientes, equilibrarás el pH, pues el bicarbonato ha sido reconocido como un alcalinizante, ayudando a tu cuerpo a funcionar correctamente.

Ayuda a desintoxicarte
Aunque es bien sabido que el cuerpo es una máquina perfecta que se encarga de remover las toxinas con ayuda de los riñones e hígado, también es cierto que no está de más darle una mano. La mezcla de bicarbonato con limón funciona como catalizador para que el hígado ejecute con mayor eficacia sus funciones depurativas.

Contribuye a la buena digestión
La Sociedad Americana contra el Cáncer recomienda el consumo de agua tibia con limón para estimular los movimientos intestinales, por lo tanto al mezclarlo con bicarbonato, el beneficio es mayor. Con esto no sólo combatirás la acidez, también te ayudará con el exceso de flatulencias, causadas por una mala digestión.

¿Cómo debes tomarlo?
Exprime el jugo de medio limón en 1 vaso de agua y agrega 1 cucharadita de bicarbonato. Mézclalo bien y bébelo en ayunas todas las mañanas.

Como todo remedio casero, es importante hacerlo con moderación y no excederte, pues un exceso de bicarbonato puede provocar daños a tu salud. Asimismo, si estás tomando algún medicamento o has tenido hemorragia en el estómago e intestinos, es mejor consultarlo con tu médico.