Sabemos que los dispositivos móviles afectan nuestros ciclos de sueño ¿pero qué pasa con la salud visual? Es probable que quieras dejar a un lado tu celular o al menos usar lentes para verlo por las noches.

¿Cuánto tiempo pasas frente a tu celular, tablet o computadora?¿Has presentado molestias en los ojos después de un largo día de trabajo? No eres el único. De acuerdo con datos del Colegio de Optometristas, el 83% de personas que usan dispositivos electrónicos presentan molestias oculares derivadas del síndrome visual informático.

Síntomas como fatiga visual, ardor, lagrimeo, ojos rojos, dolor de cabeza, insomnio, estrés y visión borrosa son consecuencias del uso excesivo de dispositivos digitales. En México el 73.6% de la población mayor de seis años utiliza celulares e invierten en promedio el 69% de su tiempo viéndolos. Este problema va en aumento pues se estima que para el 2020 más del 30% de los niños y adolescentes presentarán miopía como consecuencia del excesivo uso de las nuevas tecnologías.

LA RAZÓN POR LA QUE AFECTAN

Gran mayoría de los dispositivos electrónicos son iluminados con luces LED cuyo 25% de luz es azul-violeta nociva, la principal causa del daño a la visión pues acelera la muerte del 93% de las células presentes en nuestros ojos cuando no existe ninguna protección. Esta luz nociva no solo interrumpe los ciclos de sueño, sino que deteriora la visión a largo plazo, favorece la aparición de la Degeneración Muscular Asociada a la Edad, aumenta el desarrollo de ciertos tipos de cáncer, así como de enfermedades vasculares y de obesidad.

LO QUE DEBES HACER PARA SUFRIR ESTAS CONSECUENCIAS

Si bien no se puede prescindir del uso de dispositivos electrónicos, sí puedes seguir algunas recomendaciones para que no afecten tu salud visual, como ajustar correctamente el brillo de tus dispositivos; alejarte de cualquier pantalla por lo menos una hora antes de dormir; mantener una distancia de mínimo 30 cm y tomar pausas cada 20 minutos para despejar la vista. Sin embargo, es indispensable visitar a un optometrista para que te diagnostiquen y te recomienden unas gafas con filtros especiales y así asegurar la protección de tu vista.

El uso de dispositivos es más riesgoso con la exposición al sol, por eso es necesario estar protegido tanto en interiores como en exteriores. Las lentes transitions -los que cambian de color con el sol- te ayudan a protegerte en todo momento pues se adaptan automáticamente a las condiciones cambiantes de luz, pasando de forma inteligente de claros a oscuros y viceversa. Filtran la luz para que no tengas que forzar la vista pues bloquean la luz azul-violeta nociva y dejan pasar la luz azul-turquesa positiva necesaria para el buen funcionamiento del reloj biológico y que permite al ojo protegerse del exceso de luz.

Así que ya sabes, si vas a usar dispositivos electrónicos no olvides proteger tus ojos de la manera más efectiva para mantener una buena visión en el futuro.