Consumir soya diariamente puede ayudar a bajar de peso porque evita que se forme más grasa en el cuerpo

La proteína de soya puede hacer que los adipocitos (depósitos de grasa) sean más chicos en comparación con la proteína de caseína (proteína de la leche) la cual es parecida a la calidad nutricional de la soya.

Adipocitos y contenido de grasa

La grasa corporal se acumula en pequeñas «bolsitas» llamadas adipocitos. Todos contamos con un número determinado de adipocitos que van creciendo y haciéndose más grandes conforme vamos engordando. Estos adipocitos sirven como reserva de energía, ya que cuando hacemos ejercicio o nos hace falta energía, ésta se obtiene de la grasa (triglicéridos) que se han acumulado.

La soya evita la formación de grasa

En algunos estudios recientes hechos por el Dr. Armando Tovar y la Dra. Nimbe Torres en México, descubrió que la proteína de soya disminuye la lipogénesis, es decir, la acumulación de grasa en los adipocitos.

También descubrieron que las personas que consumen una mayor cantidad de soya, tienen menores niveles de grasa en el hígado, lo cual favorece este órgano.

Estos investigadores reconocidos, encontraron 3 características principales de la combinación de la proteína de soya y el aceite de soya:

  • Reducen el tamaño de los adipocitos.•  La concentración de grasa saturada en el tejido adiposo es menor.•  Disminuyen los niveles de colesterol total.

La soya en México

El consumo de soya en México ha aumentado, especialmente por la alta prevalencia de intolerancia a la lactosa y creciente población de adultos mayores, por lo que la producción de bebidas y leches de soya ha aumentado.

También, la soya está presente en fórmulas lácteas para bebés y representa el 13% del valor total de venta del mercado. Y en aceites vegetales y de semilla, la soya representa el 12.4% del valor total.

Ya hay muchas opciones para incluir la soya en tu alimentación diaria. ¿Qué esperas para consumirla frecuentemente y obtener sus beneficios?