Bien lo dice el dicho “A quien madruga Dios lo ayuda”. Y realmente es algo muy cierto, pues no solamente te ayuda a tus actividades diarias, también a tu salud. Las mujeres que madrugan tienen menos probabilidad de padecer cáncer.

Un estudio publicado por la Universidad de Bristol, Reino Unido, las mujeres que se despiertan temprano, tiene 40% de menos probabilidad de padecer cáncer de mama.

Se analizaron datos de alrededor de 40,000 mujeres del Banco de datos de la Asociación Internacional de cáncer de mama. Se dedujo que además, 20% de las personas que duermen hasta tarde, tienen mayor probabilidad de padecer cáncer.

A las mujeres se les cuestionó acerca de la hora en la que se levantaban de la cama y coincidió en que las que despertaban más temprano tenían mejor salud.

Asimismo, investigaciones anteriores destacan que los turnos laborales nocturnos afectan la salud de las personas, ya que se le conoce como ‘tener el horario volteado’.

Más allá del horario en el que nos levantamos, es importante señalar la importancia del descanso ya que además de mejorar el desempeño de tus actividades, también mejorará tu salud.

Por lo tanto, cuando hablamos de madrugar, no necesariamente no referimos a tener menos horas de descanso, simplemente a despertar temprano, pero, también dormir a una buena hora.

Lo que se recomienda es dormir ocho horas diarias.

Otros beneficios de despertar temprano y dormir las ocho horas recomendadas son:

Regula la presión arterial
Mejora la memoria
Ayuda a bajar de peso
Mejora el estado de ánimo
Previene enfermedades cardiovasculares
Protege de enfermedades cardiacas

Como podrías ver, despertarse temprano y dormir las hora recomendadas tiene más beneficios de los que creemos y si a esto le agregamos que madrugar reduce la probabilidad de padecer cáncer, es hora de restablecer horarios para dormir, ¿no crees?