La adopción de un estilo de vida relajado, desde las labores cotidianas hasta los horarios de comida, incluyendo la ingesta de alimentos y bebidas que no siempre son los más saludables, pone en riesgo la salud, advirtieron especialistas de Nutrición y Dietética del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sinaloa.

Si bien es cierto que podemos darnos ciertos gustos, preciaron, es necesario poner atención tanto en el tipo de alimentos que  consumimos, ya sea en el hogar o en un establecimiento público, como en la higiene de su preparación y del lugar.

Los especialistas señalaron que nunca está de más reiterar que la ingesta de alcohol en demasía puede trastornar la salud, sin embargo, también es importante no abusar de las bebidas gaseosas, pues ambas pueden ocasionar alteraciones en nuestro organismo y padecimientos como sobrepeso y obesidad. Estos últimos, indicaron, son factores clave para desarrollar diabetes mellitus, enfermedades cardiovasculares, triglicéridos elevados y síndrome metabólico.

Los nutricionistas dietistas del IMSS, detallaron que uno de los problemas más recurrentes es la indigestión, también conocida como mal estomacal o dispepsia, que se presenta en la mayoría de las personas por comer en exceso, con alto contenido graso o hacerlo muy rápidamente; este padecimiento también se presenta por tomar demasiado alcohol o gaseosas.

La indigestión se caracteriza por la sensación dolorosa o ardor en la parte alta del abdomen, generalmente acompañada por náuseas, inflamación del estómago, eructos y en ocasiones vómito, destacaron.

En caso de presentarse alguno de estos síntomas, recomendaron a la derechohabiencia acudir a su unidad de medicina familiar (UMF), donde serán valorados por un médico quien evaluará la situación y determinará, según sea el caso, el tratamiento a seguir.