Reino Unido.- Vicki “N” acudió al médico, pues tenía una tos persistente y molesta que la afligía por días, sin embargo al realizar una revisión correspondiente resultó que sólo tenía unos meses de vida debido a un cáncer terminal.

La mujer había sufrido de cáncer en el 2017 y logró vencerlo luego de un arduo tratamiento de quimioterapia y recuperación.

Todo parecía normal, hasta que dos años después, solicitó una cita médica, pues una tos la molestaba, sin imaginar que el diagnóstico sería peor de lo esperado.

Su médico le realizó unas radiografías y tomografía digital para descartar cualquier inflamación en las vías respiratorias, pero el resulto fue aterrador.

Dentro de los mismo estudios, los médico descubrieron que tenía cáncer en su hígado y en la columna vertebral, mismo que estaba en una etapa muy avanzada y le dejaba los días contados con vida.

No tengo dolor, nada, y estaba corriendo detrás de los niños. Estaba bien”, declaró Vicki para un medio local.

Ahora está en tratamiento por quimioterapia por segunda ocasión en su vida y lamenta mucho el no haber tenido una constante revisión sobre nuevos brotes de cáncer en su cuerpo.

Mi historia es triste porque estaba perfectamente bien hace unos meses, por eso digo ahora que hay que hacerse un chequeo y ser persistente con las revisiones”.

Ha compartido su historia con el mundo para crear consciencia en jóvenes a realizarse chequeos constantes, especialmente a personas que han padecido cáncer y han logrado vencerlo.