Nuevo León.- Una mujer quería alcanzar la perfección al someterse a una liposucción, sin embargo murió horas después de haber terminado la cirugía pues el doctor no tenía licencia y se descubrió después de que era un pediatra.

El hecho ocurrió en Nuevo León, la hoy occisa de 36 años murió en una clínica de Monterrey, pues al día siguiente de haberla operado el médico, y estando ya reposando en su casa, sintió rigidez en sus manos y se le presentaron otras complicaciones por lo que su esposo la llevó a un hospital, lugar donde finalmente falleció.

La intervención fue realizada el pasado 14 de mayo en la clínica Esbelt Center, ubicada de la colonia Colinas de San Jerónimo, en Monterrey.

Elementos de la Agencia Estatal de investigaciones realizaron un cateo al domicilio usado por el médico como clínica de cirugías estéticas. En el interior se encontraron varias camas, material hospitalario y diversos documentos.

Las autoridades señalaron que no contaba con ninguna licencia de cirugía estética y reconstructiva, pues descubrieron que es pediatra. La Fiscalía del estado de Nuevo León ya realiza las indagatorias necesarias para dar con el presunto cirujano.