A diferencia de los hombres, las mujeres tenemos una mayor probabilidad de padecer enfermedades de la tiroides debido a la carga hormonal y, cuando detectamos un bulto o una “bolita” en el cuello, nos alarmamos porque lo primero que se nos viene a la mente es cáncer de tiroides, pero tranquila, en esta nota te digo cuáles son las causas por las que aparecen los nódulos en la tiroides y si se pueden convertir en cáncer.

La aparición de un bulto en el cuello no sólo tiene que ver con la tiroides, también puede deberse a una infección o una inflamación en los ganglios linfáticos, sin embargo, es muy importante que no lo dejes pasar y acudas con tu médico para que te examine y diagnostique la causa exacta por la que apareció esa protuberancia en el cuello, ya que, podría tratarse de un nódulo tiroideo o nódulo en la tiroides, como también se le conoce.

De acuerdo con especialistas de Mayo Clinic, los nódulos en la tiroides son bultos sólidos o quísticos, es decir, que están llenos de líquido y se forman dentro de la tiroides, los cuales, se pueden identificar mediante la formación de protuberancias, bultos o bolitas palpables en el cuello, aunque la mayoría de los nódulos son muy pequeños y sólo se detectan mediante una ecografía de tiroides.

Causas por las que aparecen los nódulos en la tiroides

Deficiencia de yodo: la glándula de la tiroides es la responsable de almacenar los minerales esenciales para la producción de hormonas tiroideas, sin embargo, cuando tenemos una dieta baja en yodo esta glándula puede formar los nódulos, por ello, te recomiendo que consumas más alimentos ricos en yodo como: los arándanos, bacalao, el yogur natural, fresas, habichuelas, papa o frijol.

Acumulación de líquido: algunos nódulos pueden estar llenos de líquido, son benignos y por lo regular no son funcionales, es decir, no tienen la capacidad de producir hormonas.

Tiroiditis: cuando existe una inflamación crónica en la glándula de la tiroides puede generar nódulos tiroideos o desarrollar el síndrome de Hashimoto o hipotiroidismo, los cuales, se pueden identificar si presentas los siguientes síntomas: estreñimiento, fatiga, pérdida de cabello, uñas quebradizas, aumento de peso sin razón aparente y periodo menstrual abundante.

Cáncer de tiroides: la proliferación de células malignas puede provocar la aparición de nódulos en la tiroides, pero con la detección temprana y el tratamiento adecuado es posible curar el cáncer de tiroides.

La mayoría de los nódulos en la tiroides no genera muchos síntomas porque son pequeños y, en general, no son cancerígenos, pero sí se puede ser unos de los síntomas en el cáncer de tiroides, cuando están lo suficientemente grande te vas a dar cuenta que los tienes si al palpar tu cuello sientes un bulto, notas una inflamación en la base del cuello o tienes dificultad para respirar o molestia al comer tus alimentos.

Por otra parte, algunos nódulos producen tiroxina, la cual, es una hormona que secreta la glándula de la tiroides y cuando el cuerpo tiene una mayor cantidad de la que necesita es posible que se presenten los siguientes síntomas:

Aumento de sudoración

Temblores en el cuerpo

Nerviosismo

Pérdida de peso sin causa aparente

Latidos irregulares en el corazón

Si ya identificaste la presencia de un bulto en el cuello, te recomiendo que acudas con tu médico, el cual,te pedirá los siguientes exámenes para identificar la causa exacta y, en caso de que sea algún problema con la tiroides, lo más probable es que te envíe con un endocrinólogo:

Ecografía de tiroides: este permite diferenciar entre un nódulo sólido o quístico y medir su tamaño

Dosaje de hormonas tiroideas: se realiza mediante un análisis sanguíneo que mide los niveles de tiroxina en la sangre (T4) y de tirotropina (TSH) una hormona estimulante de la tiroides

Biopsia por punción: cuando se tiene la sospecha de que el nódulo es maligno, es decir, que corre el riego de desarrollar cáncer de tiroides, se realiza una biopsia por punción. Este estudio consiste en introducir una aguja fina a la glándula para extraer algunas células del nódulo e identificar si este es benigno o maligno.

Otros problemas comunes que se presentan en la tiroides:

Bocio: es el agrandamiento de la tiroides

Hipotiroidismo: surge cuando la glándula de la tiroides no produce la suficiente cantidad de la hormona tiroidea

Hipertiroidismo: la glándula de la tiroides produce más hormona tiroidea de la que el cuerpo necesita

Tiroiditis: Inflamación de la tiroides

Cáncer de tiroides

Ahora que ya sabes que los nódulos tiroideos pueden aparecer por varias enfermedades que afectan a la tiroides, no lo dejes pasar y acude con tu médico de inmediato porque lo más importante es conocer la causa que hay detrás para que puedas atenderte a tiempo, ¡tu salud es primero!