Si eres de las que “tiro por viaje” se aguanta los estornudos porque te da pena hacer ruido, ¡cuidado! Aguantarte un estornudo puede tener consecuencias graves en tu salud que no puedes pasar por alto…

Sí, hay veces en las que simplemente por más ganas que tengamos de estornudar, el estornudo se nos espanta, pero cuando por voluntad no lo dejamos salir, corremos un riesgo muy alto.

Basta con recordar el caso que se dio a conocer en enero de este año, sobre un hombre inglés de 34 años que terminó internado en el hospital por un desgarre de la parte trasera de la garganta, provocado nada más y nada menos que por aguantarse un estornudo.

Así quedó constatado en el reporte de los médicos que lo atendieron en el Hospital Público de la Universidad de Leicester, Reino Unido,

Pero como ésta, hay otros riesgos por aguantarte un estornudo como:

– Sangrado nasal

– Mareo

– Que el tímpano se reviente o inflame

– Dolor de cabeza

– Problemas para escuchar

– Hemorragia en los ojos (conjuntiva ocular)

-Ruptura de un vaso en el cerebro

– Inflamación de las fosas nasales

– Aire atrapado en el tórax entre ambos pulmones

Al final, estornudamos como un mecanismo de defensa de nuestro cuerpo, por ejemplo, contra las bacterias o polvo para evitar que afecten al sistema respiratorio.

La próxima vez que tengas ganas de estornudar, hazlo, no te aguantes. Recuerda las posibles consecuencias y si quieres evitar contagiar a las persona a tu alrededor, simplemente cubre tu nariz con tu brazo.