Los alimentos de microondas son muy prácticos y te sacan de apuros, ¿pero son saludables?

Con nuestras vidas tan atareadas de hoy en día prepararnos de comer se complica muchísimo por lo que leer en una etiqueta «Calienta por 2 minutos en el microondas y ¡listo!» se vuelve nuestra comida salvadora de todos los días.

Sin embargo, hemos escuchado que esos alimentos están muy procesados, que engordan y que nos hacen daño porque se quedan años en nuestro organismo. ¿Es cierto?

Identifica la comida de microondas que sí te hace bien

Existe una variedad impresionante de alimentos para microondas y no podemos clasificarlos todos como buenos o malos. La manera de darte cuenta si son saludables o no es leer la etiqueta nutrimental.

Lo primero que vas a ver son los ingredientes. Si tiene más de 5 ingredientes y además la mayoría son sustancias que apenas si puedes pronunciar, lo más seguro es que no será tan saludable para ti.

En las etiquetas se nombran los ingredientes en orden de cantidad contenida. Por ejemplo, si el primer ingrediente de la lista dice «agua», lo que más contiene tu producto es agua. Entonces vas a analizar en qué lugar están el azúcar y la sal yodada. Si están dentro de los primeros ingredientes, significa que tu producto no es muy saludable por la cantidad de azúcar y sal.

Por último vas a analizar la información nutricional. ¿Cuántas calorías contiene por porción y cuántas porciones hay por envase? ¿Cuánta grasa saturada y grasas trans contiene? ¿Cuál es el porcentaje de la dosis diaria recomendada de vitaminas y minerales que contiene?

Calorías: no hay un rango de calorías que debes elegir para estos productos, pero piensa qué más vas a comer en el día y si te vas a comer eso solo o acompañado de más alimentos. Una persona normal consume entre 1,500 y 2,000 kcal (depende mucho de la actividad física y otros factores); si el alimento contiene 700 calorías en total y te lo piensas comer todo, piensa si vale la pena consumir casi la mitad de calorías que necesitas al día en un solo producto.

Grasas: Entre más pequeño sea este número, mejor. Necesitamos consumir más grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas (aceites vegetales), y menos gasas saturadas (grasa animal) y trans.

Vitaminas y minerales: si comes muchos alimentos de microondas lo más seguro es que tu consumo de frutas y verduras no sea tan alto, por lo que es bueno que esta comida esté fortificada con vitaminas y minerales en buenas dosis.

Siempre va a ser más saludable comer alimentos preparados en casa, frescos y agregando suficientes frutas y verduras, pero si vas a consumir con frecuencia comida rápida, es mejor que sepas elegirla bien.