Si bien una alimentación equilibrada puede ayudarle a tu cuerpo a obtener los nutrientes esenciales para estar sana y fuerte, no debes olvidar reforzar con algunas vitaminas, aminoácidos y minerales.

No es necesario que abuses de las dosis, pero digamos que serán de mucha utilidad para fortalecer tu sistema inmunológico contra enfermedades, al igual que otros beneficiones como cuidar tu pelo, piel y uñas.

Siempre acude a un experto para ver qué es lo que necesitas exactamente, pero estas son las vitaminas recomendadas por los nutriólogos:

LISINA
La lisina es un aminoácido que te ayudará a fortalecer tu sistema inmunológico, te ayudará a acelerar la curación del herpes labial, es fuente de colágeno (esencial para tus tendones, ligamentos y otros tejidos), apoyo para la fijación de hierro e incluso te ayuda a reducir la ansiedad. ¡Lo tiene todo! Lo puedes encontrar en leche, soya, lentejas, carne, yema de huevo, y en suplementos alimenticios.

VITAMINA C
Esta es simplemente de ley. Ayuda a reforzar tu sistema inmunlógico, razón por la cual siempre te dicen que consumas cítricos cuando tienes resfriado, ya que acelera la curación y refuerzas tu cuerpo para combatir el virus.

Esta vitamina se encuentra en naranja, limón, toronja, kiwi, coles de bruselas y fresas. Entonces, si quieres esta vitamina, puedes empezar cada día con un jugo verde delicioso.

VITAMINA B12
Esta vitamina es perfecta para mantener tu sangre en su 100%, especialmente por la producción de glóbulos rojos, al igual que verifica que todo tu sistema nervioso esté en perfectas condiciones.

VITAMINA A
Esta es perfecta para la vista (no por nada dicen que si usas lentes, siempre comas zanahorias), aunque además de eso, también ayuda al sistema inmunológico, y al fortalecimiento de huesos, dientes y a mantener tu piel perfecta, por lo que deberías consumirla si tienes problemas de acné. Se encuentra en pescados, carnes, lacteos; verduras como el brócoli y la zanahoria, y frutas como el mango

VITAMINA D
Esta vitamina te ayudará en el futuro, así que impleméntala en tu dieta desde ahora mismo, ya que es la encargada de absorber el calcio y fortalecer tus huesos, y evitar enfermedades como la osteoporosis o raquitismo.