Probablemente sí es la mejor forma de conservar la insulina, sólo que se debe ser cuidadoso en la temperatura pues esta debe estar entre 2 a 8 ºC dentro del refrigerador para evitar que pierda su eficacia.

De acuerdo con un estudio presentado a la European Association for the Study of Diabetes, muchas personas guardan la insulina en el refrigerador, pero lo hacen mal sin darse cuenta, porque las temperaturas dentro de la nevera fluctúan.

Durante el estudio se incluyó a 388 pacientes y se analizaron 400 registros de temperatura, y se percataron que 79% de los casos presentaban fuera de los rangos recomendados.

Por ejemplo, la insulina guardada en el refrigerador estaba 11% fuera del rango (alrededor de 2 horas con 34 minutos al día).

En el estudio también se observó que pasaba con la insulina que traían consigo los pacientes y encontraron que sólo estaba fuera de especificaciones durante 8 minutos al día.

¡La solución!

Katarina Braune, autora de la investigación, recomienda que si van a guardar la insulina en el refrigerador lo hagan pero usen un termómetro para verificar la temperatura y así evitar que pierda su efectividad.