La cafeína es vista como una de las sustancias más inofensivas que consumimos —si la comparamos con otro tipo de productos legales e ilegales—. Diariamente millones de personas en el mundo la ingieren en forma de refresco, bebida energizante, pero sobre todo como café.

Es común escuchar a amistades o colegas del trabajo decir que sin café no pueden iniciar el día. Otros, por el contrario, afirman que la sustancia les provoca malestar en su organismo y prefieren no ingerirla.

Pero, realmente ¿qué tan dañina es la cafeína? ¿Es una sustancia inofensiva? ¿Sirve para activarnos y alejar el sueño? ¿Qué consecuencias tiene su ingesta? Para responder esas dudas, consultamos al psicólogo Diego Moreno, especialista en adicciones por la UNAM y esto fue lo que nos contó.

Quita el sueño: Sí

La cafeína es una sustancia estimulante que actúa en los mecanismos neuropsicológicos del sueño por ello cuando tomas café te sientes más despierto. Aunque su efecto de “despertador” es distinto en cada organismo, es decir, funciona en diferentes niveles con cada persona.

Lección: consume café orgánico.

Reduce la mortalidad prematura: Sí

Un estudio realizado el año pasado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) concluyó que tomar tres o más tazas de café al día reduce 18 por ciento la mortalidad prematura en hombres y 8 por ciento en mujeres, por lo que la máxima autoridad en materia de salud en el mundo recomienda un consumo moderado de la sustancia.

Lección: conoce tu cuerpo y modera tu consumo.

Alivia el dolor de cabeza: Depende

En personas que padecen migraña o cefaleas muy intensas puede incrementar la molestia y el dolor, pero en personas que tienen un dolor moderado puede ayudar a disminuir el padecimiento debido a que mejora la circulación.

Lección: no bebas café si te duele la cabeza.

Te altera: Depende

La cafeína puede afectar a personas sensibles y generarles ansiedad, sudoración e incluso palpitaciones, pero estos efectos no se presentan a un nivel crítico o peligroso, depende bastante de cada organismo, pero esa reacción no es algo que sea común con los consumidores de cafeína.

Lección: conoce la sustancia.

Es bastante adictiva: No

Más allá de causar una adicción como ocurre con drogas ilegales, la cafeína puede producir una dependencia. Pero ésta se presenta más a un nivel psicológico entre los consumidores que creen que el café es necesario en su vida. Sin embargo, si dejan de tomarlo, el síndrome de abstinencia es bastante leve comparado con otras sustancias.

Lección: no te enganches a ninguna sustancia legal o ilegal.

Te relaja: No

A algunas personas les funciona sentarse a tomar un café para relajarse, pero no es algo propio de la cafeína, sino del ambiente que se crea alrededor de su consumo. Por el contrario, a algunas personas les puede causar ansiedad.

Lección: la cafeína no es un producto mágico contra el estrés.

Causa cáncer: Depende

Aunque en 1991, la OMS ubicó a la sustancia como posible agente cancerígeno, en 2016 quitó esa clasificación al no poderse comprobar que la cafeína causa cáncer. Incluso, la organización señaló que podría reducir el cáncer de hígado. También ha señalado que tomar café muy caliente podría provocar cáncer de esófago.

Lección: toma tu café a temperatura moderada.

Irrita el estómago: Sí

Además de irritar tu estómago, el café lo inflama. Sin embargo, no es algo que sea común en todas las personas; se presenta, sobre todo, en individuos con trastornos gástricos como colitis y gastritis. Todo depende de cada organismo y del nivel de ingesta que presenta.

Lección: si te inflama el café consulta a tu médico.

Disminuye riesgo de Parkinson y Alzheimer: Depende

Aunque algunos estudias afirman que la cafeína mejora la memoria a largo plazo y reduce las probabilidades de padecimientos como el Mal de Parkinson y el Alzheimer, no hay resultados concluyentes al respecto. Los beneficios de la sustancia aún se encuentran en fase de investigación.

Lección: si no retienes las cosas en tu memoria, consulta a tu médico.

Disminuye el alcohol en la sangre: No

No lo disminuye, sino que enmascara sus efectos. Esto se presenta regularmente cuando ingieres bebidas energizantes mezcladas con alcohol. Lo que sucede es que mientras una bebida te baja, la otra te sube y no logras percibir el nivel de embriaguez en tu cuerpo; es decir, no te das cuenta qué tan borracho estás y eso sí es bastante peligroso.

Lección: no mezcles sustancias.

Acelera el corazón: Sí

Aunque el nivel de cafeína en las bebidas energizantes es menor al que se encuentra en una taza de café, la mezcla con compuestos como la taurina potencializan su efecto y aceleran tu ritmo cardíaco, lo cual te puede generar problemas en el corazón.

Lección: la cafeína y la taurina no son buenas amigas.

Mejora el rendimiento deportivo: Sí

La cafeína es un estimulante que puede reducir la fatiga y el sueño, además de que aumenta la capacidad respiratoria y ayuda a la contracción muscular. Pero es más recomendable tomarla en una taza de café que en una bebida energizante, sobre todo 60 minutos antes de iniciar tu actividad física.

Lección: toma bastante agua.

Mejora el rendimiento sexual: No

A pesar de que algunas personas atribuyen el éxito de sus relaciones sexuales a la cafeína, la sustancia no tiene un efecto directo en la líbido ni en el proceso de erotización. Sí te activa y estimula pero la cafeína no tiene un efecto directo sobre tu rendimiento sexual.

Lección: con café o sin él, usa condón.

Afecta el crecimiento infantil: No

No hay estudios concluyentes que señalen que la cafeína afecte el desarrollo infantil. Aunque no se recomienda su consumo en menores porque su cerebro aún no es maduro y la sustancia puede modificar su desarrollo cerebral. Recuerda que sus efectos son más dañinos en un niño que en un adulto debido a su peso y su talla.

Lección: no les des café o refresco a infantes.

Es la sustancia menos riesgosa: Sí

A pesar de que tiene efectos negativos en el organismo, no se comparan con los factores de riesgo que producen sustancias como la cocaína, el tabaco o alcohol.

Lección: no te confíes.