Doctor: hace unos años me diagnosticaron colitis espástica, lo que me causaba una ligera molestia en la parte baja del vientre; sin embargo, hace poco los dolores se volvieron más frecuentes y se acompañaban de náuseas y sangrado al orinar. Me volví a hacer unos estudios y en esta ocasión me diagnosticaron piedras en los riñones. El médico me dijo que debo someterme a un tratamiento para eliminar las piedras, y a una dieta para que no vuelvan a formarse. Por favor, quiero que me aconseje qué hacer para que las piedras no se generen de nuevo.

Respuesta:

Sergio: la formación de cálculos renales (o piedras) es causada principalmente por una mala alimentación, no consumir suficientes líquidos y, sobre todo, no hacer ejercicio. Además, estas formaciones pueden presentarse por infecciones frecuentes, elevación del ácido úrico en la sangre; consumo de alimentos como carnes rojas, mariscos, harinas blancas; diuréticos y medicamentos que tienen alcalina para tratar la obesidad, diabetes y otros padecimientos. Existen otros  factores que pueden ayudar a que los cálculos aparezcan, como la herencia y la complexión corporal de una persona. Los síntomas son: dolores en la parte baja del abdomen y en fosas renales, dificultad para orinar, presencia de sangre en la pipí, dolores de cabeza, náuseas, vómito y fiebre. Es fundamental realizar estudios de sangre y ultrasonidos para ver la posición, tamaño y forma de los cálculos. El tratamiento debe incluir desinflamatorios, analgésicos y antibióticos.

Elabora esta infusión:

1 cda. de cabello de elote

1 cda. de palo azul

1 cda. de palo santo

1 cda. de palo de Brasil

2 litros de agua

Hierve por 10 minutos, cuela y bebe diariamente, durante un mes.

Este tratamiento es complementario, por lo que es muy importante que sigas las indicaciones de tu doctor al pie de la letra, lleves una dieta balanceada y tomes mucho líquido para evitar que los cálculos vuelvan a formarse. No dejes de consultar a tu médico, si persisten las molestias.