México.- La lluvia no logró apagar el entusiasmo de los fans de Shakira que se dieron cita en el Estadio Azteca para ser testigos del regreso de la colombiana tras siete años de su última presentación.

A las 21:00 horas los chiflidos y gritos pedían la presencia de Shakira en el escenario. En la cancha algunas personas -con capas e impermeables- cantaban los temas de “El Dorado”, su más reciente disco, pero el tiempo transcurría y la esposa del futbolista Gerard Piqué no aparecía.

Cincuenta minutos después, las luces se apagaron y la intérprete arrancó su gira con “Estoy aquí”, “Dónde estás corazón” y “Loba”.

“Cuánto tiempo (de no estar aquí) no saben la emoción que siento. Hoy es la primera noche de nuestra gira en Latinoamérica y me hace muy feliz empezar en México porque siento que este país también es mi casa. Gracias”, dijo Shakira antes de cantar “Si te vas”.

La lluvia regresó, pero Shakira no paró. Con un pantalón de cuero y una blusa negra con dorado, caminó por el escenario contoneando sus caderas como solo ella sabe hacerlo.

La noche siguió con “Nada”, y un remix de “Perro fiel” y “El Perdón”, mientras en la pantalla central se proyectaron imágenes de Nicky Jam.

Las dos mamparas laterales se centraban en ella y su baile característico. Sólo cinco músicos la acompañaban en el escenario, no necesitó de más para conquistar a los 49 mil seguidores.

Con guitarra en mano cantó “Inevitable”, a una sola voz con todo el recinto. La fiesta siguió con “Chantaje”, mientras en la pantalla se veía un video de Maluma.

Tras una breve pausa, Shakira regresó al escenario con un nuevo atuendo -un top dorado con flequillos, una falda negra y una fajilla de danza árabe- para interpretar “Suerte”.

Tras el éxito del tema, Shak, se cambió de nuevo, ahora con pantalón y camisa negra, cantó “Amarillo”, tema que dedicó a su familia al mostrar la foto de Piqué y sus hijos que estaba pegada detrás de su guitarra.

Fue una noche de altibajos musicales, lo mismo subía el ritmo con “La Tortura”, o lo bajaba con “Antología” y “Can’t remember to forget you”.

“Cómo los extrañaba”, gritaba de vez en cuando la colombiana. Mientras sus fans trataban de imitar su baile con lo acordes de “Loba”, “Rabiosa” y “Waka, Waka”, para este último tema usó otra fajilla de plumas.

Tras 100 minutos de show, dejó el escenario, pero continuó la etapa final con un nuevo outfit, un vestido dorado, que se quitó para lucir uno rosa con manchas negras. Antes de cantar “Hips don’t lié”, saludó a las personas que estaban en la primera fila.

Después los acordes de “La bicicleta” provocaron los gritos de todo el público, tema con el que cerró el primer concierto, de los cuatro ofrecerá en México.

Galería