Porque no solamente Lindsay Lohan se dedica a armar relajos y polémica, se dedicó a realizar un reality show de su vida, o mejor dicho un reality show.

El documental Lindsay, está programado para ser lanzado el 09 de marzo vía OWN, y hoy a través de la red se ha dado a conocer la primera imagen como adelanto del proyecto.

Lindsay seguirá a la asediada estrella en su viaje a través de la recuperación después de un período público de crisis, según las propias palabras de la actriz. La red promete que dará a los espectadores una «mirada inquebrantable en la vida de una de las celebridades más codiciadas del mundo».

En el estreno, Lohan será vista entrando en un hotel de Nueva York y en busca de un nuevo apartamento – acompañado de un nuevo asistente personal y coach sobrio-.

Se dice que la historia no será real, pero confiaremos conforme vaya avanzando en ella.

Corta con malas influencias

Lindsay Lohan quiere dar un paso más allá en la nueva etapa de estabilidad y responsabilidad que ha comenzado. Para lo que ha decidido volcarse en su maltrecha carrera profesional para tratar de rescatarla y al mismo tiempo ha decido cortar definitivamente los lazos con aquellas personas que la animaban a dejarse llevar «por la tentación».

«Lindsay se está preparando para dar comienzo a uno de los proyectos más importantes de su trayectoria. Va a protagonizar y producir un thriller psicológico, ‘Inconceivable’, que la traerá de vuelta al primer plano comercial. Se lo está tomando tan en serio, que no piensa en otra cosa que en su trabajo, lo que le ha ayudado además a cortar de raíz todas aquellas malas influencias que la solían colocar tan cerca de las tentaciones», aseguró su padre, Michael Lohan, al diario New York Daily News.

El hecho de haber iniciado esta nueva etapa tanto profesional como personal no significa que Lohan vaya a enterrar definitivamente su turbulento pasado. Es más, para superar las consecuencias psicológicas y anímicas de su errática trayectoria una de las técnicas que utilizará, precisamente, es hablar públicamente de todo lo sucedido. Así, la que fuera estrella juvenil sigue inmersa en la grabación de un programa especial con Oprah Winfrey en el que relatará sin tapujos los orígenes de la problemática conducta exhibida en años anteriores.

«Va a ser uno de los documentales biográficos más transparentes y brutalmente honestos de los muchos que se pueden ver sobre las estrellas de cine. Lindsay no tiene ninguna intención de esconder nada, porque entiende que la única forma de enterrar los problemas del pasado para siempre es enfrentándose a ellos cara a cara y analizando sus causas y consecuencias», reveló una fuente de la producción al citado medio.